sábado, 16 de enero de 2010

Como aquel día.


Ayer me llegué a nuestro banco, después de estar con mis amigos, con todas las parejitas dentro de mi grupo y echarte tanto de menos... me llegué a nuestro banco. Era de noche como aquel día más o menos, casi la misma hora. Entré en ese parque no había mucha gente, como aquel día, me senté en nuestro banco de tal forma como lo hice aquel día.Y las lagrimas me pedían salir a gritos, pero no se porque,no salían, quizás porque se habían agotado o porque decidieron que no te merecías mas cristales de mis ojos. Pero poco a poco se fueron ablandando, y fueron callendo por mi cara, despacio, pidiendo permiso y yo claramente se lo daba. Hasta que me levanté después de haber revivido aquel día entero de principio a fin; me levanté y me dirigí a la parada donde te dí el último beso y allí me quede de pie, al lado de los contadores de minutos de los autobúses, justo donde me despedí de ti aquel día.Pero para mi sorpresa, me hablastes por messenger y me dijistes que habías estado en ese parque como aquel día solo, como yo he estado hoy. Y me pregunto si tu tambíen habrás revivido aquel día y si las lágrimas te pedían a gritos salir como a mí. Pero claramente sé que no, que tu corazón nunca sentirá por mi nada que se le parezca a lo que el mío siente por ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pompas de jabón

Seguidores