lunes, 8 de febrero de 2010

Y al final me quitastes todos los miedos

No sé que hacer. No sé que movimiento realizar sobre el tablero. No sé con que ojos te miraré mañana.
No sé si me has depcionado tanto que ni siquiera tenga el valor de mirarte, de dirigirte una fría mirada. Pero creo que en mi corazón todo sigue en su sitio, tu espacio dentro de él sigue intacto, como lo dejastes el 15 de septiembre de 2007, igual que lo dejastes el 5 de enero de 2009.
No sabría decir cuánto tiempo llevo enamorada de ti, por que nunca había sentido algo tan fuerte por alguien, nunca me había embobado tanto mirando a una persona y nunca me habían entrado ganas de llorar de alegría mientras besaba a alguien.
Cerca, te tuve cerca, muy cerca. Demasiado cerca. Y no es que me arrepienta, por que la verdad no creo que nada de lo que hago contigo o por ti me arrepienta jamás es simplemente que podría haberlo llevado a otro extremo diferente.
Intentaré estar como siempre, mirarte igual, sentirte igual, desearte igual para que no notes ningún cambio en mi. Tu te arrepentistes de lo que hicimos una vez y seguistes igual conmigo, no creo que sea justo que yo me tome ese capricho de cambiar contigo cuando tu no lo hicistes por mí.
Por que por una vez en mi vida, estoy perdida en tu mar, necesito un faro que me guíe. Necesito que me des respuestas, respuestas que sientas, respuestas recien horneadas en el corazón.

1 comentario:

Pompas de jabón

Seguidores