martes, 9 de marzo de 2010

Olores.

A Valentina le encanta eso de coger su mochila, con ese peso que parece que de un momento a otro le va a clavar los dientes en el asfalto, su móvil, con la música a volumen(el que le permite su móvil) y andar sabiendo a donde ir pero sin rumbo fijo, deja que le lleven sus pies.
A Valentina le encanta pasar cerca de la gente que no conoce, y aspirar todo lo que pueda, aspirar el olor característico de cada persona, para poder conocerla un poquito. Le encanta eso de pasar al lado de una pareja de adolescentes y oler esa
lujuria, ese amor por el aire, esa colonia fresca, viva.
Le encanta eso de pasar al lado de una abuela de las que llevan todo el joyero puesto y de las que su ropa huele a mujer ricachona como su perfume. Le encanta pasar al lado de una panadería y pensar que sería capaz de comérsela enterita, todo el mostrador, incluso ve un perro y piensa que incluso también se lo comería
Pero.. ¿sabéis que le gusta mas a Valentina que todo esto? Acurrucarse en él, y que se le quede impregnado todo su olor, esa colonia nueva que ha estrenado ese mismo día o que a lo mejor le a robado a su padre de improvisto. Le encantaba aspirar su olor mientras escuchaba
el rápido compás de sus latidos.
Valentina no es una chica extraña, digamos... que es una chica peculiar.

1 comentario:

  1. Buff, no sabes cuanto me identifico con este texto.. Me encanta!
    Digamos que yo también soy una chica un tanto peculiar..=)

    Un besoo!

    ResponderEliminar

Pompas de jabón

Seguidores