domingo, 11 de abril de 2010

Mi despertar y mi anochecer

¿Sabes qué? Siempre te he visto como algo inalcanzable, algo realmente fuera de las yemas de mis dedos. Algo fuera incluso de toda la belleza que podían ver mis dos ojos negros. Pero un día alguien me demostró que nada es imposible, que nada es inalcanzable, que querer es poder. Esa persona eres tú, me enseñastes tanto moralmente como sexualmente.
Y de verdad creéme cuando intento hacer lo mismo con otros, cuando intento echarme encima de otro, aspirar su olor, mientras escucho su canción favorita y sus manos acarician mi cintura; pero tristemente eso solo me sale contigo. Son cosas que contigo no me cuestan.
Te quise demasiado como para olvidarte, y te quiero demasiado como para alegrarme de tus desgracias. La verdad es que no quería perderte esta semana y encontrarte en una playa de Cádiz(para que engañarnos), pero en cuanto me dijistes que tu sueño se había echo añicos, mi sueño se hizo añicos. Es como sintiese que mi corazón late al compás del tuyo, aunque tu no te des cuenta. Es como si sintiese que aspiramos el mismo aire, y que nuestros pulmones lo cojen a la vez.
Siempre he pensado que eres especial, no solo para mi, si no para todos. Y realmente cada día sin ti es como uno de esos escalones gigantes que una niña pequeña intenta superar. Intento superarlos, alcanzarlos, derribarlos si hace falta, pero mi vida sin ti, no es vida. No hace falta que nadie me lo diga, lo vivo día a día. Es mi triste necesidad, es mi noche sin luna y mi día sin sol.

2 comentarios:

  1. Desperté llorando, sintiendo lo mismo que vos. Te entiendo, de verdad que sí. Muy buen blog, te seguiré leyendo..

    Un beso grande.

    ResponderEliminar

Pompas de jabón

Seguidores