lunes, 10 de mayo de 2010

Aprender a ver lo obvio

Que nunca, ni por una hora, minutos, segundos o lo que fuera, llegue a tenerte, aunque la poca autoestima que me queda, o quedase intentase animarme, haciéndome creer que en algún hueco de tu corazón o mente, o quién sabe qué, hay un pequeño sitio guardado para mi.
Mira a tu alrededor, no hace falta más, deja atrás los sueños, y mira lo que durante tantos años ha estado llamando a tu puerta; ese
nunca, por siempre.

1 comentario:

  1. Quizás seas tu quien deba conseguir la llave para ese pequeño espacio en ese corazón.
    Empezar a amueblarlo, hacer reformas, agrandarlo y apoderarte de él :)

    ResponderEliminar

Pompas de jabón

Seguidores