lunes, 30 de agosto de 2010

26 De Agosto De 2010

No sé como lo hago, pero tras muchos intentos, consigo que te vengas y tu consigues hacerme la más feliz del mundo, tanto que hacía tiempo que no me sentía así.
Pasan las horas y siento como indudablemente mis ganas de ti aumentan. Y no paran de hacerlo, siento que cada minuto sube de nivel incluso cada segundo.
Y sé que a ti te pasaba igual, porque fue quedarnos solos e ir a saco.Característico en ti.
Nos cambiamos de sitio, ya que al lado nuestra había unos chavales sentados.
+¿Me puedo echaaaar? Porfi,porfi,porfiii.
-Tócame.
+Jouuu, yo me quiero echar.
-Y yo quiero que me toques.
+Vale vale, que te den por culo!- Cojo mi bolso y me tumbo en el suelo y no pasan dos segundos y ya estas retándome de nuevo.
-Bocas! Eres una bocas,¿eh?- Dijiste haciendo tonterías con tu mano y mi boca.
+¿Ah sí?- Me levanto me siento con las piernas cruzadas al lado tuya y tu instintivamente haces lo mismo.Nos quedamos durante unos segundos mirándonos los dos sentados igual. Hasta que me lanzo y comienzo a besarte. Esos besos que me llevan a la aurora boreal y me traen de vuelta para llevarme de vuelta al infierno.
Y tu mano se dispone a investigar por mi pantalón, y lenguas que se buscan y se encuentran y una oreja mordida tras un gemido inesperado.
Y mi mano siempre encuentra lo que insaciablemente busca. Y como siempre,con ganas, hace lo que tiene que hacer. Lo que tanto nos gusta que haga.Y narices que se juntan y miradas que lascivamente se cuentan secretos que ni si quiera ellos sabían que pensaban.
-Te follaría aquí mismo...
+Shh- Beso, y manos, y bocas, y cansancio. Agacho la cabeza y me besas en la frente apartándome el pelo de la cara. Y en ese instante no sé que pasa, y me quedo absorta mirando tu collar hasta que me levantas la cabeza me besas y me vuelves a la realidad.
Y cuando tu ya has llegado hasta el séptimo cielo a la derecha, y yo igual, me dispongo a levantarme ya que ibas a perder el autobús, cuando tu mano se desliza por mi cuello subiendo por mi cabeza y me agarra fuertemente, y me das el beso mas fuerte y con tanta verdad que me habían dado nunca. Ese beso que contaba tantas cosas que era imposible percatarse de todas. Ese beso que me dejó sin palabras y sin argumentos, hasta casi sin alma.

1 comentario:

  1. Que genial lo que has escrito, me encanta ^^
    Voy a seguir mirando tus escritos =) Un beso!!

    María

    ResponderEliminar

Pompas de jabón

Seguidores