jueves, 4 de noviembre de 2010

Respuestas

Esa inquietud por saber si era la única, esas preguntas en mi cabeza que me reconcomían hasta el cerebro y llegaban hasta el corazón. Se han disuelto. Nunca lo seré. Una por encima de otra, me van superando, y yo me quedo debajo del subsuelo esperando un beso que siempre estoy dispuesta a recibir.

Porque volviste a dejar el cigarro apagado pero con un pequeña mecha resplandeciendo en la oscuridad. Ahora llévate mi aire, y dáselo a quien quieras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pompas de jabón

Seguidores