domingo, 26 de diciembre de 2010

Un año de lo que tu y yo sabemos.

No quiero ni voy a escribir el típico texto que se escribe cuando se hace un "X" tiempo con una persona. En nuestro caso un año.
Pero no quiero hacerlo así,porque nosotros no somos pareja,no somos uno, somos dos que se esquivan y se dejan escapar dejando el amor a un lado. Nos dejamos llevar por el ocaso.

Y aquí estamos después de un año de siempre igual y de siempre diferente, después de miles aquí te pillo y aquí te mato, después de nunca atrevernos a decirnos que no por miedo a perdernos, quizás.

Y llegué a cansarme de ti antes de hacer "nuestro año" pero aquí estoy de nuevo, escribiendo para un ser errante, que no escucha ni comprende, y pidiendo respuestas inexistentes de unos labios nunca míos. Aquí estoy haciendo lo imposible para verte hoy y sacar el invisible valor para obtener tus respuestas.
Ese sí o ese no. Ese no eres nada o eres todo. Eso que me romperá el alma o la hará mas grande. Eso que nos llevará a otro orgasmo o a lagrimas incontenibles.

Después de sacar todo lo que siento, solo voy a explicar lo que hemos vivido con 9 palabras, 365 días en 9 míseras palabras:  un año de lo que tu y yo sabemos.

martes, 21 de diciembre de 2010

Sueños.

  (Merece la pena verlo)

Que nadie se interponga en tu camino, que nadie te diga como debes actuar.
Cierra los ojos y déjate llevar por lo que verdaderamente sientas. No controles, ni permitas que te controlen, no ridiculices ni permitas que te lo hagan a ti. Sé tu mismo. Siente y padece, pero no te sometas a algo de lo que tu corazón se niegue.

domingo, 19 de diciembre de 2010

Eres lo que más he querido en la vida

Estoy harta. Sí, como lo lees, harta. Harta, de tener que esconder esto que siento, de no poder mostrar tus besos delirantes, tus enfados y nuestras reconciliaciones. Me gustaría mostrar al mundo lo que somos y siempre seremos, y que la gente envidie nuestro amor y nuestros corazones encajados se rían al unísono.

No me gusta saber cual de los dos quiere más al otro, porque esto no es una guerra, esto es un amor que se suma por segundos, y se va perdiendo en la escarcha.

Suspiros, besos y gemidos que se marchan por tu ventana abierta y llegan hasta la mía y ahí se quedan, escondidos bajo mi edredón, para recordarme cada noche que por  tonta te he perdido, que ya no te tengo, ni a ti, ni a tus besos ni a tus abrazos. Te fuiste, más bien te deje ir. Y ni si quiera yo sé por qué. Me dejaste sola sin ningún rastro de tu estela original.

Y aquí estoy, maldiciéndome día y noche por lo que nunca pude llegar a ser para ti, pero que sepas que hice todo lo que pude, pero nunca fue suficiente.Y aquí estoy, arrastrándome de nuevo a tus pies suplicándote que vuelvas.


Porque cada segundo sin ti es un molécula menos de aire en mi pulmón. Cada día que desapareces de mi rutina, mi corazón se encoje y no deja que nadie entre, la puerta se va cerrando, pero siempre estará encajada para complementarse con tu alma.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Nuestros piques

-Que me da igual, donde tu quieras.

-Pero di un sitio, ¿tanto te cuesta?

-No es que me cueste, es que !ME DA IGUAL!

-Vale pues ya está. Eres una inmadura tío.

-¿Ah si? ¿Quieres que sea inmadura?- Dijo subiéndose los pantalones y dispuesta a marcharse.
Él le cogió las manos y las pasó por su cuello y abrazó la cintura de esa chica que al fin y al cabo siempre había estado metida en su cabeza.

-¿Esto que hacemos es inmadurez?- Preguntó él.

-No sé, tu sabrás…

Acto seguido la besó, rodeándola totalmente de seguridad y convencimiento.
Pero para sorpresa de él y ella, Valentina se apartó y le dijo: –No, que esto es de inmaduros.

-Ai… que tonta eres cuando quieres- Le dijo recorriendo su mejilla a besos.

Y otro beso y calló, de nuevo. Y seguir juntos después de un año y muchas peleas. Aquí, juntos, los dos. Siempre.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Un adiós con rastros de inmadurez.

Quiero enamorarme sin precedentes, sin tener que darle cuentas a nadie. Como cuando estaba enamorada de ti. Ese amor que nunca disminuía, hasta el punto de llegar al tope e intentar seguir subiendo. Me ibas enseñando todo lo que la vida te enseñó a ti, para ahora yo, devolvértelo a  trozos rotos de incertidumbre.

Y ahora después de tantos años, de tantos misterios sin resolver, de tantas preguntas en las que tu tenías todas las respuestas, de tantos besos a escondidas, y sorpresas esperadas; me voy, quizás para volver.
Creo que soy la única de los dos que se ha dado cuenta de que nuestra magia se a evaporado, que ya nos cansa hacer lo de siempre en los mismos sitios, que ya todo sea igual, salvo un beso de más en la cabeza, o una discusión por aquello que hacemos.

Lo bueno de mi decisión es que sé que si sigo con ella adelante nadie saldrá herido. Es lo bueno de haber querido a una persona que no siente lo mismo. Y a lo mejor este adiós es solo provocado por mis dudas, y por mi inmadurez, aunque siempre tendrás la oportunidad de quitármela a besos […]

viernes, 3 de diciembre de 2010

Rincones

Ahora es cuando te echo de menos de  verdad. Cuando no tengo a nadie a quien besar por los pasillos a escondidas. Cuando mis manos buscan tu presencia y no la encuentran. Y  lloran. Lloran por no saber que hacer para poder tocarte ahora.
Porque nuestro rincón está triste sin nosotros y grita a silencios por tu ausencia. Pero solo lo escucho yo y tu oyes su eco a lo lejos. Te envuelve y se marcha, y yo lo tengo en mi alma todos los días, se me cala dentro y no quiere irse.

Ven y huyamos a donde solo nosotros sabemos.

Seguidores