miércoles, 15 de diciembre de 2010

Nuestros piques

-Que me da igual, donde tu quieras.

-Pero di un sitio, ¿tanto te cuesta?

-No es que me cueste, es que !ME DA IGUAL!

-Vale pues ya está. Eres una inmadura tío.

-¿Ah si? ¿Quieres que sea inmadura?- Dijo subiéndose los pantalones y dispuesta a marcharse.
Él le cogió las manos y las pasó por su cuello y abrazó la cintura de esa chica que al fin y al cabo siempre había estado metida en su cabeza.

-¿Esto que hacemos es inmadurez?- Preguntó él.

-No sé, tu sabrás…

Acto seguido la besó, rodeándola totalmente de seguridad y convencimiento.
Pero para sorpresa de él y ella, Valentina se apartó y le dijo: –No, que esto es de inmaduros.

-Ai… que tonta eres cuando quieres- Le dijo recorriendo su mejilla a besos.

Y otro beso y calló, de nuevo. Y seguir juntos después de un año y muchas peleas. Aquí, juntos, los dos. Siempre.

3 comentarios:

  1. yay!
    me encanta haber descubierto esto...
    te sigo!

    ResponderEliminar
  2. pensar que viví algo así dos años...
    me encanta tu blog! saludos

    ResponderEliminar

Pompas de jabón

Seguidores