martes, 22 de febrero de 2011

Darle la vuelta a las sonrisas tristes.

 

IMG_3074Levito, levito al pensar en tus latidos resonando en el pitido de mi oreja.
Compleja es la vida vista desde el inestable. Que ni siente, ni padece, ni responde, solo a estímulos convictos del prepucio del culpable.
Conflictos vistos, oídos y sentidos tras el manto del cerebro, que recoge y asimila el daño que ya está hecho y no se olvida.
Lo intenta asimilar y no asimila. No comprende. El por qué, cómo ni cuándo se lo a hecho esa persona, el que le quiere.
Y mil ideas resonando en mi cabeza al oír tus latidos levitando en mis arterias.

lunes, 14 de febrero de 2011

San consumismo.

No soy de esas que le gusta escribir textos por San Valentín, contando todo lo que te regalaría si estuvieras conmigo. Tampoco soy de esas que te regalaría algo si te tuviera, ni si quiera le daría importancia a este día tan absurdo.
Soy de esas que si te quiero de verdad te lo demuestro cada día. Y si no lo hago,tranquilo ya me preguntaré a mi misma: ¿Que coño estoy haciendo contigo?

Creo que a veces hay que ser lo suficientemente maduro, para saber demostrar todo lo que sientes cada día de la vida, viviendo los malos momentos y disfrutando los buenos. Porque para eso está el amor, para dar y recibir sentimientos sin fecha de entrega ni de caducidad.

jueves, 10 de febrero de 2011

1/2

¿Nunca te has parado a pensar a cuantas personas has querido de verdad? ¿Y a cuantas de ellas se lo as dicho?
¿Nunca te has parado a pensar todos los te quiero que has desperdiciado diciéndoselo a personas que realmente todos sabíamos que no querías?

Porque  que quieres que te diga, sinceramente creo que estás perdiendo el tiempo, y lo llevas perdiendo muchos años de tu vida, intentando querer a personas que para ti era imposible hacerlo. Como conmigo, fíjate, antes solo me querías como amiga, y ahora los dos sabemos que eso a cambiado. Y no te has forzado, ni yo lo he hecho. Porque  un te quiero realmente pesa, cuando se dice con el corazón.

¿Y ahora realmente, crees que me has llegado a querer algo menos de la mitad de lo que yo lo he hecho?

miércoles, 9 de febrero de 2011

Infierno vs Cielo

Paso por nuestros innumerables sitios y se me cae el recuerdo al suelo y lo voy pisando con los talones, echándolo fuera de mi camino. Pero no sé cómo sabe el camino de vuelta, que siempre vuelve. Y ahora es él ,el que me pisotea a mi, y aunque sepa el camino de vuelta para volver con él, me (auto)convenzo de que prefiero no llegar. Que prefiero quedarme perdida sin tus recuerdos, buscando otros nuevos.
Pero siempre estas ahí para traerme los tuyos de vuelta y hago una  subasta a ver quien los quiere, y no existe el mejor postor, porque todo el mundo sabe que vivir con tus recuerdos es un infierno pero tocando el cielo del placer al recordarlos.

puerta_del_infierno-9464331

lunes, 7 de febrero de 2011

Una calada de vida. Capítulo II

Alma quería cambiar. Ese sueño le hizo pensar. Llevaba mucho tiempo queriendo quitarse la vida, pero antes tenía que hacer una cosa.

Nirvana al máximo volumen, pasos decididos, armarios llenos de ropa totalmente diferente a la que ahora estaba metida en bolsas, posters nuevos con caras expectantes pegados en la pared, número y símbolos pasando indefinidamente por su cabeza, manchas de sangre por todo su cuerpo.
Un cambio radical, una decisión extrema, un intento de felicidad interior.

Tras el portazo de salida se escondía una nueva Alma. Caminaba hacia el instituto mientras todo el mundo la miraba. Llegó a clase, " Venga ahora atreveros a idolatrarme, falsos de mierda" Pensó mientras miraba a esas personas que se hacían llamar sus amigos.

-Todavía no es carnaval Alma- Soltó Marla entre carcajadas irónicas. Con el único fin de hacer daño.

-¿De qué vas vestida? ¿De payaso?- Preguntó Estela con las mismas intenciones de Marla.

-Que os den hijas de puta. Cerrar la boca si no queréis que lo haga yo- Dijo con ese odio hacia ellas que le caracterizaba.

Acto seguido, cogió sus cosas y se dirigió hacia la puerta. No merecía la pena escuchar críticas absurdas y aguantar miradas que escrutan sin razón.

Se puso sus cascos y se dirigió al único sitio donde pensaba que la entenderían. A las afueras de la ciudad se encontraba un pequeño parque al lado de los juzgados, donde se podía ver pasar a la gente que sin tener ningún sentido su vida, mataban las de otros o directamente cometían delitos para contraatacar ese vacío de sentidos.
Se sentó en medio del césped y empezó a leer el libro de autoayuda que le trajo el otro día su hermanastra. De pronto vio esa mirada asustada y colocada de la otra noche, con sus mismas características. Entonces sintió ese presentimiento antes vivido, esa conexión y decidió acercarse a esa desconocida que sentía que conocía.

sábado, 5 de febrero de 2011

Disfrazada de recuerdos.

Sentir que te importo cada vez menos. Apreciar que no te acuerdas de mi ni un segundo pero siempre te las apañas para hacerme la vida imposible. Para que me de cuenta de que te jode cada movimiento que hago,y que te duele. Pero que me tengas olvidada en el olvido, y me puedas dejar ahí durante meses. Recuperarme de nuevo, sacarme para que vea la luz, y meterme de nuevo a empujones y recuerdos bonitos. Ver que ya no es lo mismo. Que ya no me deseas igual, que no me echas de menos, que solo te jode mi vida y mis cartas, y me estropeas las jugadas sacando tu interior a la luz.
Si me vas a volver a meter en el olvido, déjame allí, déjame morirme en alguna parte de tu cuerpo, aunque sea la mas dolorosa.

miércoles, 2 de febrero de 2011

Una calada de vida. Capítulo I

Un día nublado en un precipicio de la montaña: "Puedo ver todo desde aquí" pensaba " todas esas almas sin vida que sonríen."
Ella tampoco paraba de sonreír. Pero era de una manera diferente.
Quería saltar, iba a saltar.Era su fin. Su vida terminaba en ese precipicio, su voz se expandiría por las rocas hasta que solo quedara el eco de su dolor aullando porque se ha ido, porque sufre.

Pero ella no sabe que ese no será el día.
Una mirada asustada la mira desde el otro lado del precipicio. Con un canuto de hierba en la mano, un skate en la otra y unos cascos con música reggae resonando en su cabeza.

-!No te tires!- Gritó

-¿Por qué?-

-Porque si tu te tiras yo me tiro- Dijo dando un paso al frente.

-Pero si no te conozco de nada-

-Pero me conocerás-

La mirada se desvaneció tras el miedo que le consumía. Abrió los ojos y sudorosa y agitada se despertó de un sueño que sabía que se haría realidad.

Pd: este es el primer capítulo de una historia que estoy haciendo con una amiga. Tenemos pensado (si tenemos tiempo) llevarla a la gran pantalla, osea se, youtube. Jajaja.
Espero que os guste, dejar vuestras críticas tanto buenas como malas en comentarios que me gustaría mucho saber si engancha la historia o algo. ¡Muchos besos!

Seguidores