sábado, 12 de marzo de 2011

Volver la vista hacia atrás y no encontrarte.

Ni si quiera muestras interés por que te arranque la ropa, ni porque te muerda sin querer la boca. Ya solo llamas cuando no tienes planes y no cuando realmente quieres verme. Ya no me despiertas cuando te vas al trabajo ni te ríes de mi mal humor. Ya no aparece mi nombre cuando abres los ojos por primera vez en la mañana, ni cuando los cierras por última vez en la noche. Ya no te preguntas que haré sin ti, porque lo sabes de sobra. Ni con quién hago las cosas que hacía contigo. Ya no me buscas porque sabes donde encontrarme, pero no lo haces. Ya no me dedicas estados entre líneas, ni me pasas tus canciones preferidas. Ya no te tengo entre mis sábanas, aunque en verdad, nunca te tuve.

5 comentarios:

  1. En algún momento seguro que sí lo tuviste.

    ResponderEliminar
  2. Si todo eso queda, es porque algo hubo:)

    ResponderEliminar
  3. Cuando se acaba... nos sentimos engañadas porque creemos que nunca han sentido nada, pero en realidad si... aunque sea lo minimo
    ysinoparodecorrer.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. He leído casi todas tus entradas...no se hasta que punto es verdad o algo de fantasía y ganas de crear.. pero estoy en la misma situación que tu..
    Hace un año hizo de lo que él y yo sabemos... me gustaría pensar que con el tiempo, quizás no me arrepienta de nada, pero no se hasta que punto compensa. Ánimo!

    ResponderEliminar

Pompas de jabón

Seguidores