lunes, 17 de octubre de 2011

Mi color favorito es el verde.

Te puedo decir que mi color favorito es el verde, que escucho reggae, rap y alguna canción que me toque la fibra sensible. Te puedo decir que me gusta estar sentada en un parque con alguna que otra sustancia nociva y que también me gusta irme de fiesta algún que otro día. Que soy algo cabezona, respondona, dormilona, desastrosa, pero que también soy divertida, cariñosa cuando la ocasión lo requiere, que me gustan los abrazos de furby y los besos de abuela. También que estoy algo loca, que vivo a mi manera, que pienso de una forma un poco desquiciada y que no me atrae la política. Que me gusta querer pero también putear. Que me gusta el sexo con amor y el amor sin sexo. Te puedo decir que no me gustan las matemáticas y que estudio de una manera un tanto peculiar. Que me apasiona escribir y me da pereza leer. Que no me importa salir sola con cámara en mano y con mi música a todo volumen. Que me encantaría ser artista y destacar en algún arte callejero o de espectáculo o tan solo destacar entre unos cuantos. Que me gusta llamar la atención, hacer el tonto, reírme y hacer reír. Te puedo decir mil y un cosas de mi personalidad, pero aún así no me conocerás ni un ápice de como soy en realidad.

lunes, 10 de octubre de 2011

Caminos

Gritaría mil perdones al mundo aunque no sirvieran de nada, aunque el daño ya estuviese hecho, aunque el error estuviese cometido. Volvería atrás dejando el egoísmo en el camino y la necesidad de cariño en alguna bifurcación distante de la realidad. Me sacaría el cerebro y pediría que me lo cambiasen por el mero hecho de no pensar lo que pienso como lo pienso, si no como lo intento pensar. Cambiaría venas y arterias por un gramo de razón para entender que mi vida es mía, y la vuestra es vuestra y en aquello el mi no pinta nada. Me cortaría las manos para dejar mas distancia entre aquello y yo, y os las daría para que entre aquello estuvieseis mas cerca. Rompería el Big Ben para daros su tiempo aunque el resto del mundo se quedara quieto, inerte, como la piedra; mientras yo, quizás os miro desde arriba sonriendo porque el amor una vez vino a mi y ahora lo veo en otros ojos. Tiraría todo mi orgullo por la borda y todo mi prejuicio por la azotea, yendo a parar al camino del principio, al camino del que me desprendí algún día, o del que me desprenderé quién sabe cuándo.

miércoles, 5 de octubre de 2011

Te siento.

Te pienso en cada pensamiento, en cada luna escondida tras el sol. En cada una de las dudas que se asoman bajo mi armazón, en cada recoveco de mi tiempo y en respiración tras respiración. En el humo que vuela sobre mi cabeza,en el vaho de cada invierno y cuando veo aparecer la primavera. Aunque lo hago solo una vez al día,el sol se vuelve a poner con tu recuerdo y se esconde con mi melancolía. Cada vez que no te pienso se me escapa el alma con el viento y tus ojos la traen de regreso. Intento mentar cada palabra improbable, haciéndote caer para después levantarte. Aunque cambie esta monotonía, esta prosa sigue yendo para el que quise algún día, para el que sigo pensando en cada pestañeo, para el que lea y comprenda que todo lo que pienso es lo mucho que te pienso, o más bien lo mucho que te siento. 

Seguidores