miércoles, 5 de octubre de 2011

Te siento.

Te pienso en cada pensamiento, en cada luna escondida tras el sol. En cada una de las dudas que se asoman bajo mi armazón, en cada recoveco de mi tiempo y en respiración tras respiración. En el humo que vuela sobre mi cabeza,en el vaho de cada invierno y cuando veo aparecer la primavera. Aunque lo hago solo una vez al día,el sol se vuelve a poner con tu recuerdo y se esconde con mi melancolía. Cada vez que no te pienso se me escapa el alma con el viento y tus ojos la traen de regreso. Intento mentar cada palabra improbable, haciéndote caer para después levantarte. Aunque cambie esta monotonía, esta prosa sigue yendo para el que quise algún día, para el que sigo pensando en cada pestañeo, para el que lea y comprenda que todo lo que pienso es lo mucho que te pienso, o más bien lo mucho que te siento. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pompas de jabón

Seguidores